Desnudarse del hombre viejo

twitter: @eugenio_fouz

[T.R Pescod, modelo]

Desnudarse del hombre viejo

Eugenio Fouz

No one can make you feel inferior without your consent” (ELEANOR ROOSEVELT)

Llegó al fin el último día del año y usted habrá hecho un montón de cosas que había prometido no hacer. Este día habrá bebido más copas de las que debía. Este último día del año habrá fumado más cigarrillos de la cuenta y quizás, habrá dicho lo que no quería decir. El 31 de diciembre es el fin de un periodo que los hombres medimos en el calendario. Mañana será otro día y podrá proponerse, una vez más, cambiar todo. Querrá dejar de fumar, apuntarse al gimnasio, dejar de ver a los amigos que no soporta, despertar en un país nuevo, darle un giro radical a su vida.

En unas horas habrá visto pasar los acontecimientos del año entero en su singular biografía. Los buenos momentos le habrán dibujado una sonrisa en la cara y querrá olvidar los malos. La gente que consigue renovarse no caerá otra vez. No dejará que la rutina le someta y evitará ser el mismo hombre.

Los periódicos, por otro lado, destacarán las noticias más relevantes del año que está a punto de terminar. Desafortunadamente, encontrará referencias a casos de violencia de género, injusticia social, desempleo, abuso de poder, falta de ética, terrorismo, intolerancia, soledad y un sinfín de desgracias más. Habrá que seguir intentando cambiar las cosas.

Como todos los años por estas fechas redactará una lista de propósitos para este año. Creerá que no va a ser difícil desnudarse del hombre viejo. En fin.

*

columna de opinión publicada en EL NACIONAL, 31 de diciembre de 2017

Lea aquí la versión original:

http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/desnudarse-del-hombre-viejo_217310

*

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La gente se empeña en ser amable

twitter: @eugenio_fouz

gran-via-murcia

[Gran Vía, Murcia -ESPAÑA.-fotografía de Carlos Valera]

*

La gente se empeña en ser amable

EUGENIO FOUZ

La gente se empeña en ser amable o al menos eso parece. A lo mejor son cosas mías. Es probable que ponga mis sentidos donde no debo en el momento más inoportuno. Todo es según uno lo mire. Es posible que la cortesía del camarero con los clientes sea un exceso de sensibilidad por parte de alguno y no signifique nada escucharle mientras recojo mi café para llevar “que tenga un buen día”. El caso es que salgo a la calle casi recién amanecida con el calor del vaso de cartón entre mis manos y la agradable compañía de la frase de ese desconocido que trabaja en la cafetería.

Va a ser casualidad que sea yo y no otro el único tipo que entra a sellar un boleto de lotería en el callejón de la catedral justo en el instante en que el dependiente hace los coros a una canción que suena en la radio sin ningún apuro, me atiende con una sonrisa y me habla de lo buenos que son los Red Hot Chili Peppers.

En unos minutos comienzo la jornada laboral. Una jornada de trabajo se cuenta en minutos y horas, la vida se cuenta en momentos.

Después de haberse cumplido el deseo del hombre de la cafetería vuelvo a casa caminando por la Gran Vía. Encuentro a unos chavales sentados en la acera alrededor de algo o alguien. Al llegar hasta ellos me doy cuenta de que rodean a un mendigo, le escuchan y hablan con él. El mendigo toma café en un vaso igual al vaso que tenía yo esa mañana. La escena emociona a cualquiera. Sigo mi camino. Todavía existe gente buena. A quien lea estas líneas, sea venezolano, español o ecuatoriano le deseo que tropiece con gente que se empeñe en ser amable.

artículo de opinión publicado en El Nacional (Venezuela), 25.12.2017

Lea aquí la versión original:

http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/gente-empena-ser-amable_216366

*

 

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Eléctrico man

twitter: @eugenio_fouz

Eléctrico man

EUGENIO FOUZ

“I sing the body electric” (WALT WHITMAN)

Iba el otro día caminando por una larga avenida de la ciudad cuando vi aproximarse a un grupo compacto de caminantes. La forma en que se acercaba hacia mí no era normal. Ellos venían moviendo los brazos con brío y, a medida que la distancia entre nosotros disminuía –caminábamos en una misma dirección y en sentido contrario- noté el murmullo rítmico y disciplinado de los bastones de esquí que golpeaban el suelo. A la gente le gusta caminar, pensé. Este grupo de hombres y mujeres lo hacían regularmente. No era la primera vez que coincidíamos. Los bastones de esquí para caminatas de este tipo se conocen como bastones de trekking. Esta forma de caminar rápido como si uno fuese sueco o finlandés sin serlo; es decir, caminar con bastones de nieve sin nieve, se denomina marcha nórdica. He leído que estos marchadores ejercitan la corrección postural de todo el cuerpo mientras caminan. Parece ser que el hombre necesita muy poco para reinventarse. En una universidad española inventaron y patentaron hace unos meses un bastón electrónico capaz de generar electricidad a partir de una hélice acoplada en la empuñadura. Estará preguntándose para qué queremos tanta electricidad. La electricidad de ese bastón se acumula en una pequeña batería y sirve para recargar el teléfono móvil, entre otras cosas. Ya ve que sin teléfono no somos nada.

Sigo caminando. Rememoro la sensación aquella que tuve la primera vez después de haber conducido varios kilómetros y me bajé del coche. Al tocar la puerta para cerrarla, un cosquilleo me sacudió el brazo. Y es que los circuitos eléctricos son cada vez mayores. Esas pequeñas habilidades mecánicas que teníamos los hombres de girar la manivela de la ventanilla han ido desapareciendo. No nos molestamos mucho por estas cosas. Un botón y el zumbido fizzzz (subiendo) de la ventanilla nos deja satisfechos. Nadie levanta el capó del motor para comprobar el buen estado de la tapa del delco. No giramos la cabeza para estacionar como es debido, la cámara trasera del coche nos avisa. Esto se está poniendo feo. Abrimos y cerramos las puertas sin necesidad de una llave. Nadie gira la llave. Todos accionamos un mando a distancia.

Cuando salgo a la calle compruebo que mi smartphone está en mi bolsillo. Voy como un peregrino de wifi en wifi, me lanzo a internet para buscar un nombre, una cita o un libro. Empiezo a asustarme. Hace dos días abría la nevera y volví a sentir cosquillas de esas eléctricas. Ayer abrí el grifo de la cocina y la parte metálica me dio un pellizquito. La televisión emite muchas luces. Demasiadas, creo. En casa, en el trabajo y en mi tiempo libre manejo ordenadores. Todos caminan con un teléfono en la oreja. El otro día sin querer le rocé la mano a la mujer con la que sueño y sentí un calambrazo. Ya no me extraña nada. Soy eléctrico man.

opinión publicada en @ElNacionalWeb. lunes, 18/12/2017

Lea aquí la versión original:

http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/electrico-man_215750

*

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

El arcángel que nos mira

twitter: @eugenio_fouz

El arcángel que nos mira

EUGENIO FOUZ

en su chaleco bordado / grillos ocultos palpitan” (GARCÍA LORCA)

La nieve y el frío anuncian la proximidad de las Navidades. Diciembre ya está aquí. Los informativos de televisión cuentan el revuelo causado por la exposición del cartel navideño de este año de la Asociación de Belenistas de Sevilla que representa al arcángel San Gabriel acompañado de una reproducción de la Giralda y una flor. El autor a quien se le encarga la obra es el pintor Manuel Peña. Nadie diría que el artista iba a verse envuelto en una polémica de tales proporciones. Pero vayamos por partes. Sevilla es una ciudad de proverbial devoción hacia los ritos, las iglesias, los santos, los ángeles y los arcángeles. Sevilla reconoce la pasión y el sentimiento allá donde se encuentre. Los sevillanos aman el arte y la belleza.

De igual manera, de todos es conocida la inclinación andaluza -y Sevilla no queda fuera- por el humor, (allí se dice la guasa) el buen rollo y el cachondeo. Pues bien, la imagen que pintó del arcángel el artista, aparece –digámoslo así- delicada, por no decir claramente afeminada. Si una cosa está clara es que Manuel Peña se ha leído y releído el Romancero gitano de Lorca puesto que el arcángel en cuestión parece una ilustración del poemario del poeta granadino. El autor incluye la azucena del poema “San Gabriel”. La composición de la obra pictórica contiene toques supuestamente homoeróticos. Por ejemplo, la mirada blanda, la adolescencia tardía, el rostro dulce o la caída de ojos del arcángel pueden parecer fuera de lugar en un cartel religioso. Si indagamos un poco más, el pintor se atreve a dibujar el dedo índice apuntando al cielo como señal secreta de una hermandad oscura. Dicen que el célebre pintor del Renacimiento italiano pintaba ese gesto en algunos de sus cuadros.

El resultado final del cartel es un arcángel amanerado de pose praxiteliana que sostiene la mirada del transeúnte y la miniatura de la Giralda sevillana en una mano junto a la azucena mientras la otra, la siniestra mano es cómplice de un gesto –también siniestro- o por el contrario, supone un homenaje al autor florentino de “San Juan Bautista

A los sevillanos, a los andaluces y a los españoles más ortodoxos no les agrada el cuestionamiento de la sexualidad de los ángeles y, consecuentemente han criticado la publicación del cuadro. Claro está que hay otra Sevilla, otra Andalucía y otra España que saca el ingenio y el humor para compartir la alegría de vivir y pasar el rato hablando y disfrutando de la calle y el gentío. Y por extraño que parezca, la gracia y las risas no callan el sentido de íntima devoción y respeto hacia la fe cristiana y la tradición.

columna publicada el lunes, 11 de diciembre de 2017 en @ElNacionalWeb

Lea la versión original aquí:

http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/arcangel-que-nos-mira_214637

*

NOTA: El título del texto alude a la traducción que se ha hecho de la novela de Thomas Wolfe, “Look Homeward, Angel”. No he leído esta obra todavía. Espero hacerlo algún día. Repita en voz baja el título “El ángel que nos mira” y diga si es o no es poesía.

*

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Caducidades de la vida moderna

twitter: @eugenio_fouz

IMG_0846

(Habitación en New York, Edward Hopper)

Caducidades de la vida moderna

EUGENIO FOUZ

En estos tiempos parece ser que nada permanece para siempre. Uno lo ve claro mirando hacia atrás. Solo tiene que coger un cuaderno y un bolígrafo para hacer el listado de cosas desaparecidas. El mundo está cambiando a una velocidad vertiginosa. Yo he anotado unas cosas en esa lista. He perdido la máquina de escribir y los rollos de tinta, he perdido también la cámara de fotos y la posibilidad de creerme artista, abriendo y cerrando el diafragma (del dispositivo), manejando la velocidad del disparo o el enfoque del objetivo. Ahora, me he dejado la cámara en casa y solo hago fotografías con mi smartphone ¿Quién iba a decirnos que haríamos fotos a los platos de comida? ¿Quién podía adivinar que contaríamos nuestra vida en imágenes a través de mensajes en las redes sociales? Bueno, según escribo estas líneas me doy cuenta de que no todo es malo. Por ejemplo, las redes sociales y los blogs resultan interesantes.

Sin embargo, el correo electrónico ha usurpado el espacio que antes ocupaban las cartas de papel envueltas en sobres con sello. Con esto hemos renunciado a la capacidad de la espera y la paciencia. Y esto es malo. Se dice que la prensa en papel tiene los días contados, y rezo para que no sea verdad. Hay también una tendencia creciente en la sociedad del siglo XXI a leer libros electrónicos (un aparato electrónico más y otro cargador en el equipaje) que ningunea al libro de papel.

La sociedad está cambiando. Ya no nos miramos en la calle, no levantamos los ojos de la pantalla del “nuevo reloj” que nos ha vuelto esclavos. Todos tenemos prisa. Cualquier extranjero o alienígena recién llegado a este mundo no entendería qué le pasaba a la gente, qué le hace tener tanta prisa.

Hace unos pocos años cuando uno compraba un libro o un cuaderno, sabía que le pertenecía. Podría guardarlo toda la vida y abrirlo en diez años. Hoy no se vive así. Todo caduca, todo fluye. Nada es ya para siempre. Cualquier programa informático debe ser renovado y actualizado o deja de funcionar. Este mundo virtual paralelo nos deja huérfanos de muchas cosas. Casi perdemos el papel, la artesanía, los recuerdos. Estamos a punto de perder la calma.

*

 

columna publicada el lunes 4 de diciembre de 2017 en @ElNacionalWeb

Lea aquí la versión original:

http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/caducidades-vida-moderna_213921

*

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Eugenio Foz

twitter: @eugenio_fouz

Eugenio Foz

EUGENIO FOUZ

No me extrañaría nada que estuviese usted pensando que alguien se había equivocado al escribir el título de esta columna. Probablemente se le haya pasado por la cabeza que el autor andaba despistado y no sabía lo que hacía. Pero, déjeme decirle que no es así. No hay ningún error. Mire, a mí me parece que todos alguna vez hemos tecleado nuestro nombre en la red con curiosidad para ver qué decía de nosotros.

También lo hicimos (los que nos atrevimos a hacerlo) con miedo pensando que quizá encontrásemos algo desagradable, una foto en la que no salimos favorecidos, un documento olvidado o una referencia en un lugar en el hubiéramos preferido no estar.

El caso es que andamos un poco perdidos.

Mientras unos intentan perderse en algún tipo de droga –permitida o prohibida-, otros no dejan de buscarse a sí mismos en los libros y los cristales mágicos.

A mí se me ocurrió lanzarme al vacío de internet sin protección de ninguna clase. Así que un día, en un momento heroico, tecleé mi nombre en google y descubrí que era un artista de origen catalán, nacido en Barcelona en julio del año 1923 y consciente a la temprana edad de los trece años que quería ser pintor. A los 23 años me escapé al país vecino con un amigo. Viajamos los dos juntos y luego me quedé solo. Pinté decorados para obras teatrales y cuadros al óleo. Incluso realicé un envío de varias de mis obras a la capital de ese país americano, Venezuela, que no volví a ver. Durante unos años dibujé viñetas para diarios franceses como France Soir y Paris-Jour. Adoraba el paisaje de la costa de Normandía y allí retraté a mujeres e intenté pintar el mar.

Bueno, la verdad es que las ganas de ver mi propio reflejo en el espejo convencieron a mis dedos nerviosos a saltarse una letra con el resultado que como ya habrá adivinado usted es el de un artista de nombre y apellido semejante al mío, y que, en el supuesto de ser cierta la biografía para los dos, ahora estaría escribiendo estas líneas un viejo pintor de más de noventa años, y no un hombre como yo, de mediana edad, que apenas sabe francés y habla con acento gallego.

*

columna publicada en El Nacional (27.11.17, lunes)

Lea aquí la versión original de @ElNacionalWeb:

(NOTA.-Contiene enlace a la bío del pintor y cuadros)

http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/eugenio-foz_212857

*

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Fascinación por Farinelli

twitter: @eugenio_fouz

Fascinación por Farinelli

EUGENIO FOUZ

El día que vi la película “Farinelli” (Gérard Corbiau, 1994) quedé fascinado con una escena en medio de un concierto del célebre soprano en la cual una mujer de la aristocracia que había permanecido ausente durante la obra musical era literalmente seducida por la voz del castrado italiano. Quienquiera que fuese el responsable de mostrar al espectador de cine la emoción a flor de piel sentida por la dama, su mirada, la expresión de arrobo prendida en su rostro, no dejó dudas sobre la calidad de su trabajo. El hechizo de la música se percibe.

Indudablemente a unos el arte les afecta más que a otros. Hay mujeres que no se emocionan con nada y mujeres que lloran cuando se asoma la primavera una mañana. En esto de las sensibilidades no mandan ni la igualdad ni la objetividad.

Creo que un individuo, hombre o mujer, que sienta emociones y tenga la capacidad de saborear un vino, admirar un cuadro de Picasso o un verso de Benedetti va a sufrir, seguramente tendrá una tendencia a comportarse de modo extraño buscando la soledad, pero también va a vivir una vida intensa.

columna de opinión publicada en @ElNacionalWeb; lunes, 20112017

Lea aquí la versión original:

http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/fascinacion-por-farinelli_212029

**

Extracto de la película “Farinelli” dirigida por Gérard Corbiau en el año 1994 vía @YouTube

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario